Archive for: ‘enero 2016’

EL RIZADO DE PARÍS: París y Gigante Italiano. Cualidades distintivas.

28 enero, 2016 Posted by hnosgarciaramos

               El presente trabajo, como su nombre indica, tiene como finalidad aportar elementos y criterios unificadores, visuales y descriptivos, sobre las cualidades o particularidades distintivas de las diversas características que se presentan en los Rizados de París (Parisinos) y los Rizados Gigantes Italianos (AGI), para contribuir de la manera más eficaz a conseguir una mejora en la comprensión de los conceptos del estándar de ambas razas.

             Es de dominio público que las palabras son abstractas y difíciles de retener en la memoria;  en su lugar, las imágenes ayudan siempre a percibir y memorizar cualquier tipo de información porque son concretas, es decir, se reducen a lo esencial. Dicho de otro modo, las imágenes son más sencillas de retener que las palabras y permanecen en la memoria por más tiempo, tal y como refleja el axioma: “una imagen vale más que mil palabras”. En consecuencia, resulta evidente que utilizar diferentes fotografías mostrando imágenes de las características de ambas razas en distintas posiciones, ofrece a criadores y jueces un apoyo visual para la comprensión de las breves definiciones que presenta el estándar, estableciendo relaciones fáciles de memorización, para avanzar en su conocimiento.

             Como mantuvimos en el artículo “Descripción General del “RIZADO DE PARIS”, publicado en esta revista, las fotos presentan, generalmente, bastantes dificultades para realizar juicios de valor sobre la calidad de un pájaro, especialmente si estos son rizados de postura pesada, porque inciden diversos factores que pueden mejorar o empeorar la imagen real del rizado, engañando a nuestros sentidos. Ejemplos muchos, pero especial atención merecen los siguientes: la manipulación del rizado, que altera la posición de su plumaje;  la pericia del fotógrafo, su cámara  y su caja fotográfica; y el simple hecho de conseguir en la fotografía lo que el rizado no posee, o a la inversa, no mostrar lo que puede dar de sí.

             Por consiguiente, las fotografías son sólo eso, “fotos”. Por lo que, las frecuentes visitas a exposiciones y aviarios de alto nivel competitivo y reproductivo se convierten en el recurso más valioso para observar, analizar y emitir posteriores juicios de valor que permitan tomar decisiones acertadas sobre las características que conforman un rizado con relación a su estándar. Por tanto, la observación y el estudio directo de una cantidad elevada de rizados son las claves para almacenar en nuestro cerebro la imagen ideal del estándar, aún siendo víctimas de nuestras ilusiones ópticas y paradojas.

             Como guía para su desarrollo, utilizaremos un conjunto de fotos de rizados y el estándar sintético de ambas razas elaborado por CNJ/OMJ, tal como se muestra en el esquema de orientación (fig.1). Deseamos que las imágenes de nuestro trabajo, siempre mejorables, resulten ser herramientas necesarias, “como ayuda”, para el aprendizaje de las peculiaridades de ambas razas.

            Comenzamos por  la cabeza (pterilo craneal), para continuar en posteriores artículos con las otras características del estándar. Mostraremos, a través de fotografías, los atributos propios de cada una de las razas, incidiendo de manera puntual y resumida en sus diferencias y similitudes.

             Como ya comentamos en un anterior trabajo publicado en esta misma revista, sobre la cabeza del Rizado de París, hemos reducido el número de sus fotos y sintetizado su contenido; a cambio, aportamos un mayor desarrollo descriptivo y fotográfico de la cabeza del AGI.

CABEZA  de un Rizado de París (Parisinos) y de un Rizado Gigante Italiano (AGIs).

 

 El pterilo craneal.

             El pterilo craneal (fig.2) está configurado por diversos tractos o regiones que contribuyen a la formación de los diversos plumajes que surgen en la cabeza de los rizados, modelando dos extraordinarias creaciones de ingeniería genética en Canaricultura: la  antigua, con la cabeza del Rizado de París (fig.3) y la moderna, con la cabeza del Rizado Gigante Italiano (fig.4).

f2

f3

f4

 

 

 

 

 

 

            En los Rizados de París (fig.5), el pterilo craneal aporta las plumas que forman el gorro, casco, patillas y barbilla; así como, las plumas inferiores de la cabeza a la altura de la nuca que intervienen en la formación del collar. Su CABEZA debe ser voluminosa y ovalada, con un pico proporcionado y fuerte, colocada sobre los hombros en el interior de un collar, es decir, una corona de plumas que rodea toda su base formando un canal o surco.

f5

          En el Rizado Gigante Italiano (fig.6), las plumas del pterilo craneal originan una CABEZA grande y voluminosa con forma de esfera, con un pico cónico de amplia base. Consta de un cuello que rodea toda su base, formando en su parte trasera y lateral, el babero realzado, del que se deriva la capucha total o parcial, en su parte delantera se funde con el collar que el estándar menciona como cuello, las patillas y la barbilla (garganta).

f6_b

            La capucha completa o total (fig.7) es la máxima expresión referente a cabezas, creada por la canaricultura moderna. La forman un conjunto de plumas abundantes, que surgen de diferentes tractos o zonas:

  1. de la parte superior del almendruco (pterilo dorsal) correspondientes a la sección superior de la roseta del manto,
  2. del primer tramo o tracto del pterilo dorsal que se encuentra antes del pterilo craneal,
  3. las correspondientes a la parte trasera y lateral  de la cabeza, pertenecientes al pterilo craneal inferior a la altura de la nuca para dar lugar al babero realzado (fig.8), que giran y se fusionan con las plumas,
  4. del pterilo craneal superior (frente y corona) para llegar a la altura de la mandíbula superior del pico, cubriendo en algunos casos los ojos y asemejándose a la capucha de un monje.

f7

f8

           Tomando como base el concepto de que la cabeza debe ser redonda, grande y voluminosa, la CAPUCHA  puede variar de unos rizados a otros, dando lugar a diferentes tipos: capucha completa con grado de excelencia,  3/4 de capucha, 1/2 capucha y 1/4 de capucha, consideradas como muy buenas, buenas y óptimas (fig.9).  Sin embargo, existen otras variantes con diferente calidad: cabeza con gorro alargado, cabeza con una corona de gorro, y cabeza con un gorro fragmentado (doble mechón) de plumas largas y abundantes que caen a ambos lados de la cabeza, todas ellas con babero realzado.

f9

          Mención especial merecen la cabeza con “doble mechón” de plumas largas y abundantes que caen a ambos lados y el “babero realzado” con forma de una esfera voluminosa (fig.10), la cual debe estar en perfecta armonía con las otras características de la raza para cumplir un grado óptimo en cuanto a calidad. Esta cabeza aparece en bastantes aviarios y concursos y en no pocos casos, es el preludio de una capucha completa o total al término de la primera muda de los gigantes, es decir, pichones del año. En Italia se conoce como “Doppia Cuffia con Bavero Rialzato”.

f10

DIFERENCIAS visuales entre las plumas de la CABEZA de un Parisino y de un Gigante Italiano.

            El Prof. G. DE BASEGGIO 1996, pág 54, señala que el estándar moderno define el GORRO como: “plumas que se doblan a un solo lado de la cabeza” recordando que la sección y la forma de la cabeza del parisino es oval;  mientras que la sección y la forma de la cabeza del AGI son, respectivamente, un círculo y una esfera. Para concluir, en los AGI la cabeza es muy grande, tanto más valiosa si asume una  perfecta redondez (Fig.11).

f11

          En relación a lo expuesto por el Prof. G. de BASEGGIO sobre el estándar moderno que dice: “el gorro lo forman plumas que se doblan a un solo lado de la cabeza”, no hemos encontrado, en los materiales consultados, ninguna referencia ni anotación sobre lo que se entiende por “estándar moderno”. Sin embargo, el estándar CNJ/FOCDE y OMJ/COM, dice: “el gorro está formado por plumas que naciendo en un lado de la cabeza se dirigen hacia el otro” o “naciendo en el centro se dirigen a ambos”; así como, la cabeza debe ser “voluminosa” e insertada en los hombros por una corona de plumas. Definición que nos lleva a deducir que lo ovalado no implica cabeza pequeña por tener plumas dobladas hacia un solo lado, o pensar que lo ovalado (huevo) supone, por si mismo, menos volumen que lo circular (esfera).

            En otro artículo publicado en esta misma revista y titulado: Las plumas secundarias de cabeza y cuello, comentamos  que  tanto el “Gorro” como el “Casco” presentan de manera habitual variaciones fenotípicas que en algún aspecto se asemejan al gigante, sobresaliendo la  cabeza con doble mechón (fig.12), también citada como cabeza con gorro doble o fragmentado que dice: “plumas que nacen en la mediana de la cabeza y caen o se dirigen a ambos lados”; lo que, a nuestro entender, puede producir cierta confusión a jueces y aficionados porque aparece en ambas razas con pequeños matices diferenciadores.

f12

          Posiblemente, la intención del Dr. Baseggio (1996)  al definir el gorro como plumas que se doblan a un sólo lado de la cabeza y el casco como un yelmo, era evitar el posible error que se podría producir en cuanto a la selección y enjuiciamiento de ambas razas. Sin embargo, el doble mechón en la cabeza del parisino no es tan novedoso como se supone porque lo único que se puede considerar innovador son sus largas y abundantes plumas, que aportan cierta variabilidad a las plumas de la cabeza tal y como se aprecia en la figura 13, sin presentar un plagio fenotípico de las plumas de la cabeza del gigante.

f13

          Si visionamos la imagen de la cabeza del parisino y la del gigante que mostramos en la figura 14, observaremos la gran diferencia entre la cabeza de un parisino y la de un AGI: al parisino le acompaña un casco formado por plumas, que surgen del interior del collar con dirección hacia la parte superior de la cabeza formando un cono, para fusionarse con las plumas del gorro que caen ambos lados. En cambio, el gigante italiano muestra un cuello formando  por largas y abundantes plumas que se orientan hacia la parte superior configurando, en la parte trasera y lateral, el babero realzado del que deriva su hermosa capucha. En su parte delantera   vemos el collar/cuello que origina el canal. En consecuencia, la cabeza en el interior o no de un collar de plumas es el distintivo diferenciador de ambas razas. El collar es característica inherente del Rizado de París, el babero realzado es característica propia del AGI y el capucho completo su grado de excelencia (fig.15).

f14

f15

          En este contexto, como muestra más significativa para destacar que la cabeza de un parisino no se asemeja en nada a la de un gigante, nada mejor que lo plasmado en la imagen de la cabeza de un parisino en posición frontal y dorsal (fig.16) y la correspondiente al esquema de las plumas de la cabeza y dorso de un gigante, que nos presenta el juez y Prof. ZINGONI (1997) en su libro “Canaricoltura” (fig.17). En el esquema podemos ver y apreciar la dirección y sentido de las distintas plumas que forman el capucho, esquema que, por otro lado, resulta de una extraordinaria sencillez de diseño y fácil de interpretar por los aficionados.

f16

f17

          Podemos concluir, como criadores de ambas razas,  que viendo las imágenes que se presentan en el trabajo y la realización de frecuentes visitas a concursos/exposiciones y aviarios de alto nivel, en la práctica resulta imposible confundir la cabeza del parisino con la del gigante. No tenemos duda que la cabeza del gigante italiano es una “esfera grande y voluminosa de largas y abundantes plumas, con babero realzado” y la del  Parisino un “voluminoso óvalo de plumas en el interior de un collar”; entendiendo el concepto “volumen” como una relación de proporción y correspondencia con las otras características del estándar, es decir, dependiendo del Tipo de la raza.

 

 Notas

(1) Babero realzado, en italiano “bavero rialzato”, su traducción exacta sería “cuello levantado” o que se eleva. El vocablo “Babero” se define como prenda que se les pone a los niños, atada al cuello y que cae sobre el pecho, para evitar que se manchen (WordReference).

(2) En el libro de G. de BASEGGIO, así como en otros materiales utilizados para el estudio del Rizado de París, no encontramos referencias ni anotaciones sobre lo que entiende este autor sobre el estándar moderno.

(3) La fig.11, es una adaptación personal del mostrado por Prof. DE BASEGGIO.

(4) Pterilos. Ver artículo sobre la pterylosis. Terminología: tracto, sección o tramo de un pterilo.

(5) Foto 7 de la fig. 5 y fotos 5 y 6 de la fig. 8 del Aviario Alenka (Madrid).

Fotos 1 y 2 de la fig,6 de la Web del Club del AGI.

Fotos 1 y 2 de la fig. 7 de Juan Antonio Álvarez (Madrid), rizado de nuestra propiedad.

Foto 2 de la fig. 14 tomada del video II Monográfico de Postura Rizada Pesada y cedida por su autor Miguel Ángel Palomo (Toledo) juez de postura; rizado de nuestra propiedad.

 

BIBLIOGRAFÍA

DE BASEGGIO G. Y LOMBARDINI F.: Canarini Arriciati,  Ed. Agricole. 1974

DE BASEGGIO G.: Canarini Arricciati Pesanti: Parigino, Padovano, Gigante Italiano.

Mondo degli Uccelli, 1996.

OMJ/COM.: Estándar de canarios de postura.

CNJ/FOCDE.: Estándar de canarios de postura.

FOI.: Criteri di giupizio di forma e posizione razze arricciati. 2006

PROCTOR N. S. & LYNCH P.J.: Manual of Ornithology. Yale University Press.  New Haven and London, 1993.

ZINGONI U.: Canaricoltura. Biología y cría del canario doméstico. Piacenza 1997

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR