El FRISÉ PARISIEN O RIZADO DE PARÍS: “CRUZAMIENTO O CONSANGUINIDAD”

12 marzo, 2012 Posted by hnosgarciaramos

 

Para releer y recordar

Se avecina el menguante de marzo; los días se van haciendo cada vez más largos con el consiguiente aumento de horas de luz. Como consecuencia,  se acelera el funcionamiento y tamaño de las gónadas y otros órganos sexuales de nuestros parisinos.

Proceso, que según parece, se transmite a los criadores; manifestándose en un estado de nerviosismo, ansiedad e inquietud que da lugar, en bastantes ocasiones, a un precipitado apareamiento. El cual acarrea, en el mejor de los casos, un periodo de cría demasiado extenso en el tiempo

Generalmente, durante el periodo anterior a los apareamientos, que suele comenzar nueve semanas antes, nuestras necesidades se centran en la selección y preparación de los reproductores y en el sistema de cría que vamos a utilizar.

Pero, si nos detenemos en el concepto de percepción y que la psicología define como “la función psíquica que permite al organismo, a través de los sentidos, recibir, elaborar e interpretar la información proveniente de su entorno”.

Parece, que dicha información no la percibimos de la misma manera todos los aficionados, es decir, que todo depende del color del cristal con que se mire. Particularidad, que hace que cada uno de nosotros; seleccione las razas de canarios que nos gustan, las formas de alimentar, de tratar las enfermedades, del comienzo de la cría, de los sistemas o modalidades de cría para su elección, etc.

Sin embargo, los aficionados a los pájaros canarios, de manera especial los criadores de Parisinos, debemos tener bien claro lo que queremos, y que medios o instrumentos vamos a utilizar para conseguirlo. Lo que nos lleva, ante y durante la estación de cría,  al viejo debate de las técnicas de cría y los mecanismos de la herencia para decidir sobre el eterno dilema: cruzamiento o consanguinidad.

Por ello, como hemos manifestado en otros escritos, si lo que pretendemos es conseguir buenos canarios para exposiciones o concursos y su posterior destino a la reproducción sin importarnos la calidad general de nuestro aviario; solo tendremos que seleccionar estos canarios y aparearlos con hembras o machos con características que se aproximen al estándar (fenotipo), y así, año tras año; probablemente, con un poco de suerte, obtendremos, todos los años, algunos ejemplares con buenas cualidades, entre un gran número de pichones mediocres o más bien malos.

Esto se debe, sin lugar a duda, a que los ej emplares seleccionados para criar (reproductores), la mayor parte de sus genes son heterocigotos y al no fijar los caracteres propios de la raza, su descendencia puede no ser la deseada, y su valor como reproductores suele desmerecer, ya que no transmiten su fenotipo.

Esto lo podemos observar, cuando tenemos un gran macho o una gran hembra y al cruzarlos su descendencia es inferior al valor de los padres. Este tipo de apareamiento o cruzamiento se conoce en castellano como exogamia y en inglés outcrossing; pájaros sin parentesco cercano.

Entre sus ventajas se encuentra lo que se conoce como vigor hibrido o heterosis; reduciendo las posibles taras hereditarias producto de la consanguinidad y mejorando el comportamiento de la prole; no obstante, para distintos autores consultados, “el potencial genético de los genes de buenas cualidades disminuyen en los individuos mejores dotados”, es decir, haciéndolos cada vez más heterocigotos.

Quizás, este método, es el más utilizado por los criadores, porque siempre podemos conseguir algunos ejemplares aceptables para concursar y no degenerar nuestros pájaros con posibles taras hereditarias.

En cambio, la endogamia o cruzamientos endogámicos conocida por todos nosotros con el término “Consanguinidad”, tanto en su  forma “inbreeding” como en la “linebreeding”, ha sido siempre un tema que ha desatado pasiones entre fervientes defensores y acérrimos detractores.

Los criadores de palomas mensajeras (colombófilos), conocemos técnicas de cruzamientos en consanguinidad y refresco de la consanguinidad muy estudiadas como, el apareamiento consanguíneo entre medios hermanos llamado “el triángulo” por el eminente colombófilo Dr. Pérez Lerena (1); el “Semental” llamado “étalon” por los belgas, que lleva en sus venas el 75% más un 13% de pureza de sangre (2); la “Tabla de Felch” (cruzamientos consanguíneos); el “Doble  Híbrido”(3), etc. Cruzamientos en consanguinidad y de refresco que han dado buenos resultados y algún que otro fracaso.

Como ejemplo manifiesto podemos citar a los hermanos Janssen de Arendok (el mejor cultivo de palomas mensajeras para cruces en la actualidad de Bélgica), en medio siglo solo introdujeron una paloma en su cultivo; un medio Fabri (4). El padre de los hermanos Janssen fue un famoso criador de canarios de color.

Sin olvidar a los criadores ingleses de cualquier raza de animales, como la vaca Hareford creada por Benjamín Tomkins con ganado de su propiedad; y la diversidad de razas inglesas de perros y ovejas.

En cuanto a la consanguinidad y su aplicación en canarios, podemos citar al criador italiano Ernesto Benussi de Venecia (5), que adquirió tres parejas de canarios Lizard al criador ingles G.T. Dodwell, las trabajó durante dieciocho años, consiguiendo canarios fuertes, fértiles, sanos y similares con las características raciales de altísimo nivel.

Asimismo, el criador Antonio Passeri (criador y campeón de Italia y del Mundo en Gloster), nos comentaba en la Asociación Taoro de la Orotava (Tenerife), que llevaba treinta años sin introducir un gloster en su aviario

Por consiguiente, si lo que queremos es crear un CULTIVO PROPIO y conseguir una cepa o línea de ALTO NIVEL GENÉTICO debemos aplicar algunos conocimientos de genética y adoptar un sistema de cría.

Para ello, trataremos de que nuestros reproductores, es decir, nuestra cepa, línea o cultivo, tenga cada vez en mayor grado de pureza las características del estándar. Esto se deberá sin lugar a duda, a que debemos trabajar con genes homocigotos para cualidades seleccionadas, las cuales serán trasmitidas a la descendencia.

El principal problema que se presenta cuando vamos a trabajar en consanguinidad nuestros canarios, es conseguir el SEMENTAL apropiado o sementales. Animal con unas cualidades sobresalientes,  ajustada a las características del estándar de la Raza.

En nuestro caso, un pájaro con un nivel igual a los ganadores en un Mundial o en un Internacional del nivel de Reggio Emilia.  El cual, debería ir acompañado de sus hembras, que deben ser de la misma línea que los sementales.

Como podemos apreciar resulta bastante difícil conseguir dicho semental, ya que su adquisición normalmente sobrepasa nuestras buenas intenciones. Pero, lo que si podemos hacer es adquirir elementos portadores de una buena genética; y, a través de acertados cruces, tiempo y mucha suerte conseguir algunos ejemplares (sementales) de alto valor y comenzar a trabajar con ellos.

Una vez conseguido uno o dos sementales, se hace necesario su mantenimiento. Para ello, valoramos positivamente como sistema de cría,  los modernos conceptos para crear una línea o cepa de alto nivel genético desarrollados por GIORGIO DE BASEGGIO, Profesor de Genética, de Anatomía y Fisiología de los Animales Domésticos, de Zootecnia, de Zoognóstica, especializado en Avicultura y Ornitología.

Pareja reproductora base de nuestro Aviario

Bibliografía

  •  BLOOD D.C. y  STUDDERT V.P.: Diccionario de Veterinaria. Mac Graw-Hill. 1993
  • DE BASEGGIO G.;  Canarini arricciati pesanti:  parigino, padovano, gigante italiano. 40032 Camugnano.Italia 1996. (5)
  • GALLEZ J.; The History of de Belgian Starins. B8860 Meulebeke. Belgica 1976. (4)
  • ROCH R.; La Paloma Mensajera. Barcelona. España 1950. (1)(2)(3)

 

 

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR